Injerto capilar en Málaga

Recupera tu cabello con todas las garantías sanitarias

  • Hasta 800 Unidades Foliculares: sólo 1.900 €
  • Hasta 2000 Unidades Foliculares: sólo 2.800 €
  • Hasta 2500 Unidades Foliculares: sólo 3.490 €
  • Hasta 3000 Unidades Foliculares: sólo 3.990 €

Servicios incluidos

  • Asesoramiento personalizado.
  • Consulta pre-operatoria.
  • Análisis de sangre preoperatorio.
  • Injerto capilar (gastos hospitalarios incluidos).
  • Diagnóstico personalizado.
  • Plan quirúrgico personalizado.
  • Financiación según necesidades del cliente.
  • Seguimiento post operatorio.

Solicita información sin compromiso

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono (requerido)

¿Qué es un injerto capilar?

El injerto capilar en Málaga es aquella cirugía en la cual se efectúa el trasplante del cabello del propio paciente. Es decir, este se obtiene del área en la que aún conserva su fuerza (zona donante) y se implanta en otra despoblada (zona receptora) para que continúe su crecimiento de un modo natural. Resulta inviable realizar el injerto desde otra persona, lo cual consigue descartar que pueda producirse algún rechazo.

No obstante, hay personas que sufren problemas de calvicie o alopecia pero no son buenas candidatas a someterse a esta técnica, ya que es preciso que presenten determinadas características para que puedan considerarse aptas.

En un injerto capilar en Málaga no existe la posibilidad de rechazo, ya que el pelo implantado procede del propio paciente.
En un injerto capilar en Málaga no existe la posibilidad de rechazo, ya que el pelo implantado procede del propio paciente.

De entre la totalidad de técnicas disponibles, una de las que cuentan con mayor demanda es la popularmente conocida como ‘técnica de la tira’ o FUSS (Follicular Unit Strip Surgery).

Se trata de una microcirugía llevada a cabo por un cirujano especialista y a través de la que se extraen, desde un área de piel con cabello, folículos de pelo obtenidos gracias a una diminuta incisión en el cuero cabelludo de los laterales o incluso de la nuca, puesto que ahí es donde, por genética, siempre habrá.

Aunque hay otros tratamientos capilares, como medicamentos y métodos innovadores como el plasma rico en plaquetas, el láser capilar o la bioestimulación capilar, es fundamental resaltar que, hoy en día, el único remedio real para recuperar el cabello perdido es recurrir al trasplante o microinjerto capilar.

No todos los pacientes son susceptibles de alcanzar resultados satisfactorios con estas técnicas, ya que la cirugía de injerto de pelo presenta algunas carencias.

Debido a este motivo, a lo largo de este artículo te detallaremos qué personas son candidatas a someterse a este proceso y, si así lo fuesen, qué ventajas podrían conseguir con él.

En el caso de que pertenezcas al grupo de personas con alopecia y deseas saber si eres un candidato idóneo para someterte a un trasplante capilar en Turquía, España o cualquier otro país, es muy recomendable que, para evitar sorpresas nada gratas, resulta primordial concertar una cita con el dermatólogo. Él te aconsejará sobre cuál es el tratamiento que mejor se adapta a tu caso concreto atendiendo a:

  • Las necesidades que tengas.
  • La clase de pelo de la que dispongas.
  • Los motivos que han originado tu calvicie: alimentación deficiente, estrés, etc.
  • Otros problemas con los que cuentes.

Según los especialistas en dermatología del NIH (Instituto Nacional de la Salud) de EEUU, en el caso de que la intervención no se materialice de manera adecuada o la persona no sea candidata a ella, el implante capilar o injerto de pelo en Málaga no deja de ser una técnica de cirugía (si se emplea la ‘técnica de la tira’ o FUSS) y, por lo tanto, tiene algunas limitaciones y conlleva determinados riesgos como:

  • Infección.
  • Sangrado.
  • Mala cicatrización.
  • Aspecto antiestético.

¿Qué personas no se consideran aptas para un implante capilar en Málaga?

Hay determinados cabellos que son más propicios que otros para someterse a una cirugía de este tipo.
Hay determinados cabellos que son más propicios que otros para someterse a una cirugía de este tipo.

Resulta imprescindible hacer hincapié en el hecho de que cualquier paciente ha de ser previamente examinado por el cirujano capilar responsable del injerto, puesto que el trasplante no es sino la culminación del proceso de tratamiento.

En primer lugar, es necesario considerar cuál es el momento más oportuno para someterse a un implante de cabello. De este modo, aquellos pacientes cuyas edades están comprendidas entre los 18 y los 25 años no pueden catalogarse como candidatos idóneos a la técnica FUSS. El motivo no es otro que la pérdida de cabello es aún incipiente y continuará su progresión conforme transcurra el tiempo. Realizarse un injerto capilar con excesiva antelación puede acarrear una distribución inadecuada del cabello, ya que el cirujano jamás conocerá con precisión la cantidad de pelo que se le caerá al paciente conforme vaya cumpliendo años.

Por la razón anterior anterior, en el caso de que la persona se sitúe en ese intervalo de edad y pretenda someterse a un injerto, le instamos a que busque mayor información acerca de la técnica FUE (Extracción Individual de Folículos). Mediante esta técnica se procura implantar folículos extraídos de la zona con cabello (la genética no incide en áreas como el cuello o los laterales de la cabeza) para posteriormente, y a través de una pequeña incisión en el cuero cabelludo, ser colocados en otras zonas en las que la calvicie sí ha hecho mella. Para someterse a esta técnica FUE no existe una edad mínima recomendada. Es más, cuanto antes tenga lugar la cita con el especialista, los resultados alcanzados serán más exitosos y visibles, llegado a impedir incluso que derive en una alopecia completa.

De otro lado, también hay que tener en cuenta que la calvicie difiere según el sexo de la persona. En los hombres, las áreas con alopecia están más localizadas que en las mujeres, ya que en ellas el pelo se distribuye de modo más disperso en la totalidad de la zona de la cabeza. Prácticamente todos los varones pueden considerarse aptos para el injerto capilar o implante capilar en Málaga, al tiempo que escasas féminas lo son. Únicamente son idóneas aquellas en las cuales la pérdida de cabello es abundante y su localización es fácilmente apreciable.

No existe un motivo único por el que tiene lugar la caída del pelo, si bien el más frecuente es la alopecia o la abundante pérdida de cabello.

Sin embargo, en términos generales, una de las principales premisas que los cirujanos capilares defienden en relación al paciente que vaya a someterse a un trasplante de pelo es que este ha de gozar de un estado de salud adecuado, pues solo de esta forma se garantiza la consecución de los resultados deseados.

¿Cómo es el tratamiento?

Ya mencionamos con anterioridad que hay dos técnicas distintas para llevar a cabo un implante capilar: la FUSS y la FUE. El proceso es diferente en cada una de ellas:

  • Por un lado, la técnica FUSS o ‘técnica de la tira’ es una microcirugía practicada por un cirujano especialista a través de la cual se extraen folículos capilares de un área de piel con cabello gracias a una mínima incisión en el cuero cabelludo de las áreas laterales o de la nuca, ya que dichas zonas suelen estar pobladas. Es el denominado microtrasplante folicular. De este modo, se consigue del área donante una tira de aproximadamente 15 o 20 cm de longitud por 1 cm de ancho, obtenida con una delgada banda de piel con cabello.
  • En lo que respecta a la técnica de la FUE, el injerto es realizado por un profesional apoyado por un grupo quirúrgico integrado por algunas personas más. El proceso consiste en la obtención de folículos capilares a partir de la franja de piel con cabello. De esta se toman unidades foliculares del pelo, compuestas por folículo, sudorípara, palila dérmica, glándula sebácea y grasa subcutánea. Después, un buen número de dichas unidades se depositan con pinzas de microcirugía en el área despoblada a tratar, no sin antes haber adormecido la zona con anestesia local.
FUSS y FUE son las dos principales técnicas que pueden emplearse en un implante capilar en Málaga.
FUSS y FUE son las dos principales técnicas que pueden emplearse en un implante capilar en Málaga.

Tanto una como otra técnica constituyen los procedimientos más solicitados para combatir la alopecia por todos aquellos pacientes que han optado por someterse a un trasplante capilar o injerto capilar en Málaga.

El injerto capilar proporciona resultados más satisfactorios conforme la pérdida de cabello resulta más constante. Esto se debe a que la estabilidad es superior y, de esta forma, el especialista se habrá cerciorado de qué zonas son las que requieren recibir el pelo.

Del mismo modo, si el cabello del paciente es grueso y posee abundante melanina, el resultado obtenido contará con mayor espesor y reflejará un visible y mejorado aspecto estético tras la intervención. Lo mismo sucede con el cabello ondulado. No obstante, y de manera habitual, los pacientes con pelo liso y fino no consiguen tan buenos resultados.

¿En qué consiste la cirugía de trasplante capilar?

La intervención no precisa hospitalización y el paciente recibirá el alta médica en torno a un par de horas después de la cirugía. Tampoco es necesaria una preparación previa específica, si bien es cierto que hay veces en las que el cirujano recomienda que el paciente se corte el pelo antes. Previo acuerdo con todos los pacientes aptos, el especialista determina la zona donante modificando el tamaño de la tira según lo estipulado para la sesión o el número de unidades foliculares a extraer durante la misma.

El procedimiento de microinjerto capilar no supone dolor alguno para el paciente, ya que utiliza anestesia local en las áreas donantes y receptoras. Gracias a esta medida, el paciente no experimentará ninguna molestia.

A través de vía intravenosa, al paciente se le administrarán tanto un anestésico como un analgésico para que permanezca sedado y no sufra sobresaltos de ningún tipo.

El período de recuperación tras un injerto capilar en Málaga

Una vez concluido el injerto de pelo o trasplante capilar en Málaga, la persona abandonará la clínica sin que sea necesario utilizar vendajes. Sí resulta esencial que use una gorra que le cubra la cabeza y que siga ciertas indicaciones y cuidados en relación al cabello injertado.

En el caso de que al paciente se le haya practicado la técnica FUSS, es recomendable que regrese a su domicilio, inicie el pertinente reposo, y espere unos días antes de reincorporarse al trabajo. Durante los días posteriores, comenzarán a percibirse distintas modificaciones en su cuero cabelludo:

  • Transcurridas 48 horas después de la intervención, casi la totalidad de personas presentan hinchazón en la frente y en la zona de la cabeza en la cual se realizó el implante. Esta inflamación puede prolongarse durante 4 o 5 días y no sería de extrañar que fuese el aspecto que evitase su incorporación a sus tareas habituales desde el primer momento, ya que el aspecto estético aún no es el deseado.
  • En todos los lugares en los que se ubicaron los injertos surgirá una minúscula costra que desaparecerá a los 15 días. Con el objeto de impedir la incomodidad que puede llegar a suponer la mirada de los demás, la cabeza puede ser cubierta con, por ejemplo, una gorra.
  • Los puntos serán removidos a las dos semanas -quizás algo menos-.

    Habrá que seguir ciertos cuidados durante la fase de recuperación para así garantizar el éxito de los resultados.
    Habrá que seguir ciertos cuidados durante la fase de recuperación para así garantizar el éxito de los resultados.
  • Pasadas tres semanas o un mes tras la operación, el cabello trasplantado se caerá y empezará a nacer y crecer 1 cm al mes transcurrido un trimestre desde el injerto.
  • Las personas sometidas al trasplante capilar han de ser pacientes a la hora de comprobar los resultados finales. Y es que estos no serán visibles hasta aproximadamente medio año después, momento en el cual el pelo implantado alcanzará una longitud de 2 o 3 cm. Cuando ya haya pasado el primer año, llegará hasta los 7 u 8.

En el lado opuesto al anterior procedimiento encontramos la otra variante. Cuando la persona se ha decantado por la técnica FUE, el período de recuperación presenta menos complicaciones al no tener que recurrir a la cirugía. De este modo, transcurridos 3 o 4 días, el área tratada en el injerto capilar en Málaga estará ya perfectamente recuperada.

Tagged on:                                         

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *